• COM - Reunión 1º y 2º ESO - Sábado 11 de febrero

    Tú y yo... ¿somos Iglesia? ¿Hay alguna relación entre ser jóvenes del COM y ser miembros de la Iglesia?

    Aún continúan resonando en mi cabeza algunas de las preguntas de la reunión conjunta de 1º y 2º de ESO del COM del pasado sábado.

    Iglesia. Iglesia con "I" mayúscula.
    "La conformamos todos", decían algunos.
    Pero realmente... ¿cuánto sabemos de ella? ¿A qué nos compromete? ¿Hay cosas que no comprendemos sobre ella?

    En el Año Internacional de la juventud, Juan Pablo II expresaba en su Carta a los jóvenes:
    "Vosostros, jóvenes, sois la esperanza de la Iglesia que precisamente de éste modo se ve a sí misma y a su misión en el mundo. Ella os habla de esta misión (...) Jóvenes, estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiera. (...) No permanezcáis pues, pasivos; asumid vuestras responsabilidades en todos los campos abiertos a vosotros en nuestro mundo".

    Esa tarde, propusimos una reflexión sobre aquello que conocemos sobre la Iglesia, los aspectos que nos impulsan a continuar queriendo formar parte de ella, y también algunas cuestiones que a veces nos hacen formularnos preguntas... y dan lugar a algunas dudas.

    Se iban enlazando unas preguntas con otras, unos argumentos con otros... Cada uno aportaba su granito de arena. Todo quedaba plasmado en lo que ese día llamamos "Cartas a Benedicto XVI".
    Aun sabiendo que esas cartas no viajarían realmente al Vaticano, fue una oportunidad para reflexionar, para cuestionarse, para compartir... e incluso debatir con otros compañeros o monitores.

    Finalmente, formamos sobre un panel la silueta de una iglesia con la ayuda de una cinta de tela, y en cada pedacito de ésta pegamos las distintas cartas.

    Me alegra darme cuenta de la riqueza que existe dentro de cada uno de los adolescentes que estaban allí aquella tarde, porque independientemente de la cantidad o calidad de lo que aportaran, todos de alguna forma estaban dando un paso más allá... Habían dejado de permanecer pasivos, como Juan Pablo expresaba, logrando hacerse escuchar, analizando la realidad, expresando sus alegrías, e incluso sus críticas.
    Quizás varias de las opiniones no estuviesen realmente fundamentadas, pero la duda guía hacia la búsqueda...

    Y al fin y al cabo, la Iglesia debe estar llena de buscadores de la Verdad.
    Sara Beltrán Palau



  • Otras entradas...

Con la tecnología de Blogger.